Alimentos en armonía con el mundo

0
1823
La marca Questaña

Felices Las Vacas es una marca de productos veganos ricos y saludables, que está en plena expansión. Su línea incluye bebidas, yogures y quesos, elaborados a partir de almendras y castañas de cajú, con diferentes sabores. “Nuestro aporte es claro y fundamental para convertirnos en el cambio que queremos ver”, aseguran sus creadores.

“El proyecto Felices Las Vacas surgió allá por el 2013. Gastón y yo éramos muy  compinches y compañeros de viajes. Al compartir el interés por la alimentación saludable y el cuidado del medio ambiente y luego de investigar e interiorizarnos en el tema, decidimos optar por el veganismo como estilo de vida”, cuenta Roberto Cantoli acerca de la génesis del emprendimiento que fundó y dirige junto a Gastón Luque.

La línea de quesos elaborados con pasta de castañas de cajú, incluye cinco sabores diferentes.

“En aquel entonces –continúa-, en nuestro país no abundaban los productos que reemplazaran a los lácteos y que nos permitiesen mantener una alimentación llevadera en el tiempo y sobre todo sana. Por ello consideramos fundamental hacer algo al respecto y poner manos a la obra. Comenzamos abriendo una dietética vegana en Recoleta, donde pudimos testear el mercado. Al observar el incremento del interés y de la concientización por parte de los clientes acerca de la importancia de este tipo de alimentación saludable, decidimos comenzar un nuevo proyecto: producir nuestra línea propia. Al ver que cada lanzamiento fue un éxito, no dudamos en dedicarnos a la fabricación de leches, yogures y quesos alternativos a base de frutos secos”.

Nació así la marca Felices Las Vacas, con un concepto claro desde su prehistoria: brindar una opción alternativa, rica, saludable y compasiva a los productos lácteos. “Es también un impulso al cambio alimenticio que queremos ver a nivel mundial, y una forma de hacer más accesible el veganismo como forma de vida”, agrega Roberto.

La riquísima bebida de almendras es el producto más popular de Felices Las Vacas.

 

Consciente y saludable

Las “leches” elaboradas a partir de almendras, avena, coco, soja, quinoa y arroz fueron los primeros lanzamientos de la marca. Pero cuando la empresa se formalizó en el RNE (Registro Nacional de Establecimientos) y en el RNPA (Registro Nacional de Productos Alimenticios), el código alimentario no les permitió rotular sus productos como leche, sino como ¨bebida vegetal a base de..¨. Felices Las Vacas fue la primera marca de su rubro en formalizarse.

Entre estas diferentes bebidas, la de almendras fue desde el comienzo la de mayor demanda, y por ello Roberto y Gastón se enfocaron en ella y comenzaron a elaborar leches con base de almendras y chocolate, almendras con coco y almendras con vainilla.

En 2017 lanzaron los smoothies (una suerte de yogures bebibles con probióticos, en sabores de banana, frutos rojos y mango-maracuyá) y una segunda marca propia, Questaña, bajo la cual comenzaron a hacer quesos alternativos sobre la base de castañas de cajú, “una verdadera delicia”, en palabras de sus productores. “En el caso de los quesos y los yogures, lo que hacemos es fermentar y añadir los probióticos veganos como lo hacen en la industria láctea, para poder estar a la altura de los estándares de recuento de bacterias que benefician al organismo. Este camino resultó complejo y costoso en todo sentido, ya que tuvimos que invertir en máquinas nuevas y procesos que ya no eran tan simples, pero por suerte lo hemos logrado, ¡y no pensamos parar!”, aseguran con entusiasmo.

El yogur de almendras con cereales es el último lanzamiento de la marca, muy bien recibido por los consumidores.

En cuanto a los destinatarios de sus productos, Cantoli y Luque afirman que “siempre tuvimos en claro que queríamos elaborar alimentos ricos y saludables para el común de la gente. Muchas personas piensan que los lácteos son positivos para la salud, pero nosotros no coincidimos con ello, aunque reconocemos que son gustosos. Felices Las Vacas apuesta al logro de sabor, texturas y aromas que no te hagan desear volver a consumir lácteos”. La más reciente muestra de esto es el yogur de almendras con cereales integrales, que fue lanzado al mercado poco tiempo atrás y ya es un éxito rotundo.

La planta de Felices Las Vacas está ubicada en Villa Adelina, partido de San Isidro, donde se elaboran los diferentes productos con castañas de cajú y almendras importadas de California y Brasil, ya que en el mercado nacional no se producen a escala. Los quesos crudos y estacionados (libres de gluten, azúcar, harina, gomas y carrageninas) son elaborados artesanalmente con castañas de primera selección, cultivos probióticos y diferentes especias, en una línea que hasta hoy incluye cinco sabores.

La distribución se realiza a través de una firma propia, gracias a la cual Felices Las Vacas y Questaña llegan a la ciudad de Buenos Aires y las zonas Norte, Sur y Oeste del Gran Buenos Aires, mientras que se hacen envíos a todo el país mediante un transporte tercerizado.

Más lanzamientos

Roberto y Gastón, propietarios e ideólogos de Felices Las Vacas, tienen múltiples proyectos en la cabeza, que procuran llevar a la práctica constantemente. Próximamente planean lanzar tres nuevos productos: dos yogures firmes con frutas sin azúcar agregada y un ´queso crema´ untable de almendras. “Y no descartamos hacer ´dulce de leche´, salsas, aderezos y muchas cosas más, ya que estamos habilitando esos nuevos rubros. Somos una empresa relativamente nueva (como fabricantes llevamos menos de tres años), pero hemos logrado mucho e iremos por más”.

Página web: www.feliceslasvacas.com

 

LEAVE A REPLY