Los mejores proyectos del mundo

0
295
La nueva sede del BBVA Bancomer de la ciudad de México reinterpreta la organización tradicional de los espacios de oficinas.

El Real Instituto de Arquitectos Británicos (RIBA) designó a las 20 obras ganadoras de la edición 2018 de su premio a la Excelencia Internacional, situadas en 16 países de todo el planeta, desde México hasta Japón, pasando por Hungría, Turquía, Brasil y Canadá, entre otros. Proyectos de todo tipo, con la ambición arquitectónica y el impacto social como denominadores comunes.

Dos decenas de proyectos fueron seleccionados por el Real Instituto de Arquitectos Británicos (RIBA, Real Institute of British Architects) como ganadores de sus premios a la Excelencia Internacional y a la Arquitectura Internacional Emergente 2018. Ellos competirán por el Premio Internacional RIBA, cuyo ganador se anunciará en noviembre próximo y “ejemplificará la excelencia en el diseño, la ambición arquitectónica y generará un impacto social significativo”. Cabe recordar que el primer Premio Internacional RIBA fue otorgado en 2016 a Grafton Architects, comisario de la Bienal de Arquitectura de Venecia 2018.

Estas 20 obras provienen de 16 países diferentes y abarcan desde grandes proyectos de infraestructura urbana, destinos culturales y edificios educativos hasta espacios cívicos, hogares privados y lugares de culto. Entre ellos, destacamos estos:

Museos únicos

El Museo de Arte Audain es un museo privado de más de 5000 mil metros cuadrados ubicado en Whistler, British Columbia, Canadá. Fue creado para albergar la colección de arte de Michael Audains, que traza un registro visual de Columbia Británica desde finales del siglo XVIII hasta la actualidad.

Arquitectónicamente, la forma simple del exterior está revestida en una envoltura de metal oscuro que retrocede a las sombras del bosque circundante. Cuando se abre este sobre, para proporcionar acceso en el porche de entrada o la vista desde la pasarela acristalada a las galerías, el metal oscuro se cubre con una atractiva carcasa de madera luminosa. Los espacios públicos en el interior, que son visibles desde el exterior, continúan esta cálida materialidad luminosa.

En la ciudad suiza de Chur, en tanto, la extensión de la Villa Planta, que dará cabida al Bündner Kunstmuseum, es un ejercicio de integración dentro de un conjunto urbano. A pesar de las limitaciones estrictas de la trama, el diseño se esfuerza por minimizar su volumen exterior, invirtiendo el orden lógico del programa. Por lo tanto, se genera un nuevo espacio público que incorpora el jardín que rodea la Villa y se integra con los jardines de los edificios cercanos.

Esta inversión programática consiste en situar los espacios de exposición por debajo del nivel del suelo, de tal manera que el volumen emergente, sobre el nivel de la calle, sólo contenga los espacios de acceso público.

El Audain Art Museum, en Whistler, Canadá.

Un nuevo espacio bancario en el DF

La torre del BBVA Bancomer para su nueva sede en México DF reinterpreta la organización tradicional de un espacio para oficinas, ya que ofrece una variedad de nuevos entornos de trabajo para sus usuarios, enriqueciendo el modelo universal de espacio comercial. Así surge una arquitectura que promueve un sentido de comunidad y que dota al espacio de un entorno más sano y eficiente.

La torre marca la entrada al bosque de Chapultepec, con vistas de jardines elevados que miran tanto hacia la ciudad como al bosque. En la planta baja, una entrada monumental de triple altura vincula las operaciones cotidianas de la sucursal bancaria con los negocios comerciales que se desarrollan en los niveles superiores.

Un proyecto humanitario en Sri Lanka

En el marco de un seminario y un diseño de proyecto en Alemania, se impulsó la construcción de un centro escolar y de formación en la costa este de Sri Lanka. El requisito previo para la ubicación del edificio en la espaciosa propiedad fue que recibiera la mayor sombra posible de los árboles. El emplazamiento de la estructura alrededor de un claro natural cumplió este requisito previo, mientras que también generaba un espacio abierto, pero a la vez protegido. 

Cinco pabellones iguales fueron agrupados alrededor de un generoso patio. A través de su modulación, los muros exteriores tocan toda la estructura y las formas en una forma más grande que crea una protección interior. La concentración de diferentes aplicaciones en el espacio central abierto genera un pequeño momento urbano, que usualmente sólo puede ser encontrado en los mercados de grandes ciudades. 

En el metro de Budapest

En la estación Bikas Park en la nueva línea de metro M4 de la capital húngara, la tecnología constructiva de las estructuras principales consiste en enormes cajas de hormigón armado construidas desde arriba. Gracias a esta tecnología, los arquitectos podían sugerir dejar los espacios lo más abiertos posible, considerando los elementos estructurales como los componentes espaciales más importantes. Otros elementos espaciales definitivos son los grupos de escaleras mecánicas, los shafts de ascensores y los grandes ductos de ventilación.

En varios sectores, el gran vacío entre la superficie y la plataforma se abrió a la luz natural, lo que proporciona una experiencia completamente nueva para el viaje subterráneo. La rugosidad de las superficies de concreto contrasta con los finos acabados de las estructuras de acero y vidrio.

La estación de metro Bikas Park, en Budapest.

Un memorial israelí

Kimmel Eshkolot Architects desarrolló el Memorial Hall of Israel’s Fallen, en el monte Herzl, el Cementerio Nacional de Israel. El Memorial es una estructura personal y colectiva que conmemora a los soldados caídos de Israel con una ondulante formación de ladrillos en forma de embudo que abre el pasillo hacia el cielo, inundando el vacío con luz natural.

Una emotiva “Pared de nombres” continua de 250 metros de largo envuelve la estructura de ladrillo escultural central. Esta pared en espiral está compuesta por más de 23.000 ladrillos de concreto, cada uno grabado individualmente con el nombre de un soldado caído y su fecha de defunción, que se ilumina con luces incandescentes en cada aniversario respectivo. Dentro de la estructura tubular se encuentra el embudo de luz central del monumento.

Una mezquita en Estambul

La mezquita de Sancaklar, ubicada en un barrio suburbano en las afueras de Estambul, tiene como objetivo abordar los problemas fundamentales del diseño de una mezquita alejándose de las actuales discusiones arquitectónicas basadas en la forma y centrándose únicamente en la esencia del espacio religioso.

Está ubicada en un paisaje de pradera que está separado de las comunidades cerradas suburbanas circundantes por una transitada carretera. Los altos muros que rodean el parque en el patio superior de la mezquita representan un claro límite entre el mundo exterior caótico y la atmósfera serena del parque público. El largo dosel que se extiende desde el parque se convierte en el único elemento arquitectónico visible desde el exterior. El edificio se encuentra debajo de este dosel y se puede acceder por un camino desde el patio superior a través del parque. El edificio se mezcla completamente con la topografía y el mundo exterior se deja atrás a medida que uno se mueve a través del paisaje.

Una escuela de música en Tokio

En una escuela de música en los suburbios de la capital nipona, a través de la exploración de crear un lugar apropiado para aprender música, se han desarrollado nuevos arreglos de salas de clase. Había una demanda de una conexión más visual entre los músicos o el entorno en lugar de un espacio aislado. Ocasionalmente, por el bien de las diferentes condiciones acústicas, los estudiantes tienden a preferir los pasillos o las escaleras que se oponen a las salas de clase aisladas. Por lo tanto, era preferible que las salas de clase y los pasillos se utilizaran como espacios sincronizados para las formaciones musicales, así como para mantener la independencia acústica. Además, la exploración de la apertura de la escuela musical “que tiende a estar aislada” de los alrededores, contribuirá a dar más vitalidad y a formar la unidad entre los estudiantes.

Torres de árboles

El Bosque Vertical de Milán es parte de un proyecto de renovación más amplio liderado por Hines Italia. Consiste en dos torres de 80 y 112 metros, que albergan 480 árboles grandes y medianos, 300 árboles pequeños, 11.000 plantas perennes y de cobertura y 5.000 arbustos. El equivalente de 20.000 metros cuadrados de bosque y sotobosque.

El Bosque Vertical es un concepto arquitectónico que reemplaza los materiales tradicionales en las superficies urbanas y utiliza la policromía cambiante de hojas para sus paredes. El arquitecto biológico se basa en una pantalla de vegetación, para lo que necesita crear un microclima adecuado y filtrar la luz solar.

Arquitectos emergentes

El premio RIBA International Emerging Architect 2018 fue para Gustavo Utrabo y Pedro Duschenes, del estudio brasileño Aleph Zero, autores de la Aldea Infantil en Formoso do Araguaia, un complejo estudiantil que brinda alojamiento a 540 niños provenientes de hogares de bajos recursos.

Construido con madera prefabricada y reforestada, el proyecto procura demostrar el valor de la comunidad y la importancia de utilizar los recursos naturales de manera responsable y sostenible. “Aldea Infantil avanza hacia la transformación, el rescate cultural, el fomento de las técnicas constructivas locales, la belleza indígena y sus conocimientos, junto con la construcción de la noción de pertenencia, necesaria para el desarrollo de los niños de la escuela Canuanã”, afirman sus diseñadores.

LEAVE A REPLY