Cuando los objetos se transforman

0
142

Almohadones, manteles o individuales son algunos de las piezas de uso cotidiano que cobran protagonismo gracias al arte textil decorativo. Una tendencia que se hace presente en las colecciones de Marcelo Mazza y Taquicardia Design, para renovar el hogar con diseño y simplicidad.

El arte no distingue formatos y desde hace un tiempo también se expresa en los textiles del hogar para formar parte de la decoración. Lejos de aquellos grandes tapizados o cortinados utilizados antiguamente en castillos y mansiones, hoy sus texturas y formas se disfrutan en los objetos cotidianos. Almohadones, caminos de mesas, individuales, mantas o manteles son algunas de las piezas que se adaptan a las nuevas tendencias para renovar espacios y darle diseño y calidez a la vida cotidiana.

En cada una de sus piezas, Marcelo Mazza utiliza bordados, pinturas y apliques diversos sobre las telas que selecciona.

El lujo y la sobriedad

Apasionado del diseño, la decoración y el buen gusto, con más de 15 años de trabajo personalizado con sus clientes, Marcelo Mazza se sumó a la tendencia del arte textil. Su colección, rica en texturas y colores, proporciona elementos decorativos y genera emociones. “El interiorismo es, en cierta forma, la expresión de la identidad de quienes habitan los espacios. Esa identidad no siempre se puede lograr con los productos existentes en el mercado, muchas veces hay que recurrir a la producción de piezas representativas, y que esa búsqueda de elementos distintivos refleje la identidad de las personas es lo que nos llevó a producir nuestra línea exclusiva de textiles”, comenta.

Compuesta por almohadones, mantas, caminos y alfombras, la nueva línea explora diferentes materiales: orgánicos, artesanales e industriales, para crear objetos de un lujo sobrio, que aporta identidad al diseño de un espacio. “Utilizo géneros nacionales e importados, donde se destacan los linos puros, algodones y sedas, que son intervenidos con metales, pintura, bordados y apliques. Mi inspiración para crear cada pieza es la identidad de quienes habitan los espacios y las tendencias mundiales en decoración de interiores. Recién ahí dejo volar mi imaginación para crear las piezas, ya que mis clientes son personas de actitud joven pero con experiencia, que conocen de calidad y no se dejan llevar por la exuberancia o las modas pasajeras”, afirma eldiseñador.

Individuales y caminos de mesa estampados hacen juego con las fotos de las artistas de Taquicardia Design.

La naturaleza inspira

Lejos de las tendencias, pero con la intención de compartir su arte para enriquecer las cotidianeidades de la vida, las fotógrafas fine art Agnes Lanfranco, Felicitas Bonino y Lola García Berro conformaron Taquicardia Design. Un proyecto que las unió para resignificar sus fotos y estamparlas en una línea artesanal de arte textil, a través de la antigua técnica de la serigrafía, con un proceso manual y similar al de la fotografía analógica. “Nuestro plus es que estampamos nuestras propias fotos, pero además tenemos un mismo foco: la belleza, el hacer las cosas con mucho amor, cuidando siempre el detalle. Por eso buscamos que los materiales sean lo más naturales posibles y que brinden una sensación de suavidad al tacto”, aseguran las artistas.  

Almohadones, manteles, individuales y mantas son algunos de los productos que conforman la colección, en géneros como lienzos, linos, terciopelos, cien por ciento algodón y teñidos artesanalmente con una paleta de vibrantes colores.

“Para crear nos inspiramos en el mundo que nos rodea y, sobre todo, en la naturaleza como fuente de energía; también nos conectamos con nosotras mismas y nos mueve el disfrute y la celebración de la vida. Por eso hacemos las cosas como si fueran para nosotras o para nuestros seres queridos, pero también realizamos trabajos por encargue y tenemos algunos clientes que son muy específicos, aunque la gran mayoría simplemente nos da rienda suelta y nos confía la elección de los géneros, los colores o las estampas”.

Las piezas de Taquicardia Design reúnen el valor de lo artesanal con la mirada de tres fotógrafas excepcionales.

Renovarse fácilmente

Más allá de las modas y las corrientes estéticas del interiorismo, hacer de su propia casa su lugar en el mundo es el objetivo de la mayoría, manteniendo el estilo de cada uno pero sin alejarse de las nuevas tendencias. A través del arte textil se pueden lograr esos cambios con muy poco, sin pasar por grandes refacciones: renovar el comedor o la cocina con nuevos manteles o individuales, cambiar los almohadones del living o las ventanas con armoniosas cortinas. “El arte textil es por excelencia el elemento que brinda calidez a nuestras ambientaciones. Su importancia radica en que, de todos los elementos de una ambientación, es el que está más en contacto con las personas y es una de las únicas expresiones del arte que nos permite trasmitir a través del tacto”, asegura Marcelo Mazza.

Hoy las texturas, con una amplia paleta de colores, están a la orden del día, siempre en busca de provocar nuevas sensaciones a través de los objetos de uso diario. “Ver arte en tus textiles cotidianos te pone de mejor humor. Qué bueno es esperar a tus amigos con su comida preferida sobre un mantel que te quita el aliento, o tirarte a leer en tu sillón preferido y que te acaricie el terciopelo de un almohadón con la imagen de un bosque de araucarias” afirman las chicas de Taquicardia Design, creyentes de que “la belleza sana, cura y nos instala en un estado contemplativo de gratitud”. Y si se refleja en el día a día del hogar, mucho mejor.

LEAVE A REPLY